No te rompieron el corazón, averiaste tu cerebro

No te rompieron el corazón, averiaste tu cerebro

¿Te rompieron el corazón?

Me han roto el corazón!!!

Esta frase es la más conocida en términos de rupturas sentimentales.

Estoy seguro que al igual que yo, la has usado alguna vez para ti misma y la has oído decir en muchas personas.

Aún recuerdo cuando yo vivía en mis conflictos diarios con las relaciones y las rupturas cómo mi corazón se rompía y eso me hacía sufrir mucho, especialmente cuando te dejan sin esperarlo, te traicionan o te engañan. 

Entonces tenemos la sensación de que nuestro corazón se ha roto en mil pedazos.

Incluso sentimos literalmente un agujero en medio del pecho, un agujero que no se puede ver, pero que podemos sentir cuando estamos pasando por un momento de dolor.

También puede ser que nos duela, nos pinche, tengamos palpitaciones, falta de aire en los pulmones, etc., etc., todos esos son síntomas de una ruptura de corazón.

Lo que no te contaron fue esto.

Pero hay algo que quizás nunca te han contado y quiero revelarte hoy aquí para ayúdate a superar ese momento por el que estás pasando.

En realidad esa frase “me han roto el corazón” es una frase que no es real. La realidad es que tu corazón sigue perfectamente, lo que se ha averiado es tu cerebro, tu mente.

La mayoría de las personas con las que trabajo comenten el error de querer curar un corazón roto, cuando en realidad lo que deben de hacer es reparar su mente.

Estas personas nunca consiguen superar la ruptura, ya que están intentando curar algo que está sano (corazón) y se están olvidando de curar lo que realmente está enfermo (mente)

Piénsalo con detenimiento

Piénsalo detenidamente:

¿Qué es lo que gobierna tu cuerpo por completo?, tu cerebro, tu mente, ¿cierto?

De manera que si algo no está funcionando como debería en tu cuerpo, es que no está recibiendo las ordenes correctas de la parte que gobierna y dirige, que es tu mente.

Para mí, descubrir esto y ser consciente de ello supuso un cambio y un avance enorme en mi recuperación de mis rupturas, ya que ahora sí sabía dónde tenía que enfocarme y dónde tenía que actuar.

Antes de descubrir esto mis esfuerzos eran en vano, ya que mis pensamientos eran poder quitarme ese dolor del pecho, esa sensación de vacío, esa sensación de quemazón en mi diafragma, pero realmente no sabía qué hacer.

Cuando venían crisis muy grandes de desesperación acababa tomando algún medicamento para poder dormir un poco, pero poco más. Al final lo único que hacía era sufrir por mucho tiempo, hasta que el tiempo iba haciendo olvidar ese dolor.

Con las personas que hablaba siempre me decían, “te han roto el corazón”, pero nadie me daba una solución para entenderlo, para saber qué era eso y cómo solucionarlo sin tener que esperar meses o años para olvidarlo.

Hasta que descubrí que todo depende de mí, que yo era el único que estaba causando ese dolor en mi cuerpo, independientemente de que fuera una traición, una infidelidad o una simple ruptura.

El dolor que yo sentía no tenía nada que ver con el motivo por el que se hubiera acabado la relación.

Te lo explico en 3 pasos

Te lo explico más fácilmente, ya que sé que no es fácil de entender:

  • Descubrir que lo que gobierna tu cuerpo es tu mente, tu cerebro.

Ser consciente de esto es una de las mejores cosas que puedes hacer por ti en tu vida, y no solo a nivel sentimental.

Tienes un jefe que es tu mente, pero como todo jefe tiene un jefe superior, el dueño de la empresa. ¿Y sabes quién es ese dueño?, pues tú.

Sí, tú eres la dueña, por lo tanto tú eres quién le da las instrucciones de trabajo diarias a tu mente, y él como buen empleado tuyo las cumple a rajatabla y sin rechistar.

  • ¿Y qué órdenes le doy yo a mi mente?

Las órdenes que tú le das a tu mente son tus pensamientos. Todo lo que tú estás pensando son órdenes que tu mente o cerebro acatan sin rechistar.

Si tú te pasa todo el día pensando en lo malo que fue contigo tu ex pareja, lo mucho que lo odias, las ganas que tienes de vengarte, lo pobrecita que eres por lo que te ha pasado, lo triste que estás, etc., etc.

Eso es exactamente lo que tu mente va a decirle a tu cuerpo que haga. Y para cumplir tus órdenes, tu cerebro ordena a los órganos de tu cuerpo a ponerse en acción y a trabajar para que se cumplan tus órdenes y deseos:

-Que piensas en odio y venganza, pues tu cerebro le dice a tu diafragma, “contráete fuertemente” y a tu corazón “late muy rápido”.

-Que piensas en tristeza, en desesperación, en que no hay salida, pues le dice a tus pulmones “no cojáis tanto oxígeno, quiero suspirar”

-Que piensas en que no puedes vivir sin él, pues le dice a tus manos y extremidades “sudar, sentir hormigueo, escalofríos, etc.”

Y así con cada uno de tus pensamientos.

Recuerda esto: tus pensamientos son órdenes, y tu cerebro es un jefe fiel y no te falla jamás, te hace caso en todo lo que le pides.

  • Y entonces para superar ese dolor, ¿qué hago?

Cuidar lo que piensas.

Sé que esto es lo más difícil. Pensar es el trabajo más difícil que hay, por eso muy pocas personas lo hacen.

Sé y entiendo que ante el trauma o golpe que puedes haber sufrido por tu ruptura puedes haberte quedado en shock, y que ahora mismo no hay otra cosa en tu mente.

Pero las recuperaciones de las rupturas sentimentales están diseñadas para que aprendamos de ellas y no para que las olvidemos sin más, porque si las olvidamos sin aprender volverán a aparecer en próximas relaciones y eso no es lo que queremos ¿verdad?

Para que podamos aprender debe de ir transcurriendo un tiempo por cada fase de la recuperación

“Por cierto te invito a que descargues este test que he realizado totalmente gratis, donde vas a descubrir en qué etapa estás de tu ruptura, y consejos y técnicas efectivas para superar cada una de ellas. Te adelanto que son 5 etapas”

Solo el hecho de ser consciente de que cada pensamiento tuyo es una orden que tu cerebro va a cumplir, es un paso enorme que te va a dar grandes beneficios.

Al principio no vas a ser capaz de retener esos pensamientos negativos, porque es a lo que estás acostumbrada a hacer desde hace muchos años o posiblemente toda tu vida.

Pero poco a poco con dedicación y consciencia, podrás ir cambiando esos pensamientos, sabiendo que los malos te envenenan y los buenos te sanan.

Te regalo La técnica de la llama

Como plan de acción y técnica muy efectiva te voy a regalar una que es fácil, económica y rápida de poder hacer:

La técnica de la llama.

Solo tienes que buscar un lugar tranquilo y un poco oscuro si es posible.

Luego enciendes una vela y tratas de mirar la llama por 5 segundos, prestando atención plena en la llama. Luego cierra los ojos y descansa un poco.

Paulatinamente con el tiempo y los días ve aumentando el tiempo de visión y atención plena en la llama.

El beneficio surge porque mientras estás mirando la llama tu mente no está pensando en otras cosas, solo está en el tiempo presente, sin pasado ni futuro, por lo tanto eso te va a reportar calma y paz, algo que necesitas en esos momentos.

Espero que ahora te quede más claro que no es tu corazón el que se rompe, es tu cerebro, que lo averiaste sin darte cuenta.

PD: y a ti ¿alguna vez te rompieron el corazón? Me encantaría saber que te ha parecido este consejo y si has podido empezar a hacer la técnica de la llama. Me encantará saber tu opinión y resultados. Dime algo que te voy a contestar seguro.

PD: no te olvides de descargar el test!!!

PD: Únete al grupo privado de facebook “Supera rupturas sentimentales y emocionales”.

Un abrazo.

Jonás González Leal

Experto en rupturas sentimentales y emocionales.

Te regalo mi test para que empieces hoy mismo a recuperar tu vida y superar tu ruptura

Deja un comentario

Responsable: Jonás González Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Mailchimp. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos. Encontrará más información en https://www.jonasgonzalezleal.com/politica-de-privacidad/

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *